Archivo por Temas
Inteligencia Emocional
Trabajo
Pareja
Educación de los Hijos
Habilidades Sociales
Sexualidad
Personalidad
Adicciones
Ansiedad
Depresión
Trastornos de Alimentación
Cuentos y Relatos
Biblioterapia
Arte terapia
Archivo por Fechas
2017 Noviembre
2017 Octubre
2017 Septiembre
2017 Agosto
2017 Julio
2017 Junio
2017 Mayo
2017 Abril
2017 Marzo
2017 Febrero
2017 Enero

2016

2015

2014

2013

2012

2011

2010

2009

2008

2007

2006
Webs para ...
Psicólogo en Zaragoza
Psiquiatra en Zaragoza
Encontrar eventos
Reconocimientos en Zaragoza
Logopeda en Zaragoza
Psicólogo Girona

Vida Emocional
   La Frase:  El éxito siempre acompaña a pensadores que actuan. Además de pensar hay que actuar.
 

El cuento | 20.AGO.07 | Cuentos y Relatos (Perfeccionismo)




A veces la búsqueda de lo perfecto nos priva de disfrutar del tesoro más valioso que tenemos, nuestro esfuerzo en realizar las cosas que nos gustan, al abandonar la busqueda de la perfección descubrimos lo perfecto que puede ser cada momento sacando lo mejor de cada instante.Gabriela Lardies

A media tarde el hombre se sienta ante su escritorio, coge una hoja de papel en blanco, la pone en la máquina y empieza a escribir. La frase inicial le sale enseguida. La segunda también. Entre la segunda y la tercera hay unos segundos de duda.

Llena una página, saca la hoja del carro de la máquina y la deja a un lado, con la cara en blanco hacia arriba. A esta primera hoja agrega otra, y luego otra. De vez en cuando relee lo que ha escrito, tacha palabras, cambia el orden de otras dentro de las frases, elimina párrafos, tira hojas enteras a la papelera. De golpe retira la máquina, coge la pila de hojas escritas, la vuelve del derecho y con un bolígrafo tacha, cambia, añade, suprime. Coloca la pila de hojas corregidas a la derecha, vuelve a acercarse la máquina y reescribe la historia de principio a fin. Una vez ha acabado, vuelve a corregirla a mano y a reescribirla a máquina. Ya entrada la noche la relee por enésima vez. Es un cuento. Le gusta mucho. Tanto, que llora de alegría. Es feliz. Tal vez sea el mejor cuento que ha escrito nunca. Le parece casi perfecto. Casi, porque le falta el título. Cuando encuentre el título adecuado será un cuento inmejorable. Medita qué título ponerle. Se le ocurre uno. Lo escribe en una hoja, a ver qué le parece. No acaba de funcionar. Bien mirado, no funciona en absoluto. Lo tacha. Piensa otro. Cuando lo relee también lo tacha.
Todos los títulos que se le ocurren le destrozan el cuento: o son obvios o hacen caer la historia en un surrealismo que rompe la sencillez. O bien son insensateces que lo echan a perder. Por un momento piensa en ponerle Sin Título, pero eso lo estropea todavía más. Piensa también en la posibilidad de realmente no ponerle título, y dejar en blanco el espacio que se le reserva. Pero esta solución es la peor de todas: tal vez haya algún cuento que no necesite título, pero no es éste; éste necesita uno muy preciso: el título que, de cuento casi perfecto, lo convertiría en un cuento perfecto por completo: el mejor que haya escrito nunca.

Al amanecer se da por vencido: no hay ningún título suficientemente perfecto para ese cuento tan perfecto que ningún título es lo bastante bueno para él, lo cual impide que sea perfecto del todo. Resignado (y sabiendo que no puede hacer otra cosa), coge las hojas donde ha escrito el cuento, las rompe por la mitad y rompe cada una de esas mitades por la mitad; y así sucesivamente hasta hacerlo pedazos.


 


esther rubio  |  29.FEB.16  21:00  |   votos: 0 | 

podría haber esperado, no hacia falta romperlo quizas el titulo surga mas adelante... parece mentira que diga yo esto pero el cuento del escritor me ha llevado a contar algo del cuentacuentos.
Gracias Gabriela


Carolina Lopez  |  20.ENE.17  15:21  |   votos: 0 | 

el título ya lo tenía y no se dio cuenta, en su afán de conseguirlo: El cuento perfecto


  Añade tu comentario ...                                                                                    

Nombre                               
¿Cuanto suman 8 + 9?