Archivo por Temas
Inteligencia Emocional
Trabajo
Pareja
Educación de los Hijos
Habilidades Sociales
Sexualidad
Personalidad
Adicciones
Ansiedad
Depresión
Trastornos de Alimentación
Cuentos y Relatos
Biblioterapia
Arte terapia
Archivo por Fechas
2018 Junio
2018 Mayo
2018 Abril
2018 Marzo
2018 Febrero
2018 Enero

2017

2016

2015

2014

2013

2012

2011

2010

2009

2008

2007

2006
Webs para ...
Psicólogo en Zaragoza
Psiquiatra en Zaragoza
Encontrar eventos
Reconocimientos en Zaragoza
Logopeda en Zaragoza
Psicólogo Girona

Vida Emocional
   La Frase:  Se perseverante en tus proyectos, pronto verás los resultados.
 

El ciervo en la fuente | 20.NOV.07 | Cuentos y Relatos (Perfeccionismo)




El protagonista de esta fábula es un ciervo perfeccionista que se deleita contemplando su reflejo en un hermoso y cristalino manantial. Prendado de la belleza de su cornamenta y de sus preciosas ramificaciones, se lamenta, sin embargo, de que los dioses no le hayan concedido unas extremidades más bellas y proporcionadas. ¡Qué tristeza más profunda le embriaga al contemplar sus largas, delgadas y huesudas patas! Al igual que el ciervo de esta fábula, muchas personas son incapaces de identificar la grandeza y la belleza de lo que ya tienen, porque están cegadas por un ideal inalcanzable de absoluta perfección.

Un Ciervo se miraba
En una hermosa cristalina Fuente;
Placentero admiraba
Los enramados cuernos de su frente,
Pero al ver sus delgadas, largas piernas,
Al alto cielo daba quejas tiernas.
«¡Oh dioses! ¿A qué intento,
A esta fábrica hermosa de cabeza
Construir su cimiento
Sin guardar proporción en la belleza?
¡Oh qué pesar! ¡Oh qué dolor profundo!
¡No haber gloria cumplida en este mundo!»
Hablando de esta suerte
El Ciervo, vio venir a un lebrel fiero.
Por evitar su muerte,
Parte al espeso bosque muy ligero;
Pero el cuerno retarda su salida,
Con una y otra rama entretejida.
Mas libre del apuro
A duras penas, dijo con espanto:
«Si me veo seguro,
Pese a mis cuernos, fue por correr tanto;
Lleve el diablo lo hermoso de mis cuernos,
Haga mis feos pies el cielo eternos:»


Así frecuentemente
El hombre se deslumbra con lo hermoso;
Elige lo aparente,
Abrazando tal vez lo más dañoso;
Pero escarmiente ahora en tal cabeza.
El útil bien es la mejor belleza.




 



  Añade tu comentario ...                                                                                    

Nombre                               
¿Cuanto suman 5 + 2?