Archivo por Temas
Inteligencia Emocional
Trabajo
Pareja
Educación de los Hijos
Habilidades Sociales
Sexualidad
Personalidad
Adicciones
Ansiedad
Depresión
Trastornos de Alimentación
Cuentos y Relatos
Biblioterapia
Arte terapia
Archivo por Fechas
2017 Octubre
2017 Septiembre
2017 Agosto
2017 Julio
2017 Junio
2017 Mayo
2017 Abril
2017 Marzo
2017 Febrero
2017 Enero

2016

2015

2014

2013

2012

2011

2010

2009

2008

2007

2006
Webs para ...
Psicólogo en Zaragoza
Psiquiatra en Zaragoza
Encontrar eventos
Reconocimientos en Zaragoza
Logopeda en Zaragoza
Psicólogo Girona

Vida Emocional
   La Frase:  El éxito empieza dando el primer paso.
 

Afrontar problemas | 01.OCT.08 | Inteligencia Emocional (Equilibrio emocional)




La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problema que en afrontarlos. Henry Ford

Esto es cierto, se conoce como “fenómeno de la bola de nieve” cuanto más hablemos, critiquemos y nos quejemos del problema, más grande se hará, es importante entrenarnos en la resolución de problemas, pensar en soluciones inmediatamente después de ver el problema, es como caer en tierras movedizas, si metes un pie puedes sacarlo, si te quejas y te quejas te metes hasta el cuello y en ese momento las soluciones parecen imposibles.Gabriela Lardies





Retrasa preocuparte.
Si te encuentras preocupado por algo que sucederá en el futuro, puedes decirte "me preocuparé mañana, no hay ningún motivo de preocuparse hoy, tardará en suceder". Cuando vuelva el problema a tu cabeza, intenta está técnica: retrasa preocuparte un día más. El echo es que la mayoría de preocupaciones nunca suceden, retrasarlo es una forma de torear nuestra mente negativa. La naturaleza de nuestra mente es crear problemas y cosas para preocuparse, está es una manera de olvidarse.

Actúa.
Cuando nos preocupamos podemos quedar paralizados por el miedo. A parte de preocuparte, piensa en una solución práctica para solucionar el problema. Actuando y buscando una solución te sentirás mejor. Muchos problemas no deben ignorarse, requieren actuar; sin embargo, para otras preocupaciones no hay nada que hacer ya que son problemas imaginarios. Si te das cuenta que nada se puede hacer, esa es una buena razón para dejar de preocuparse.

Ten cuidado con lo que deseas.
Cuando pensamos de forma intensa sobre algo, esa idea cobra fuerza y es más fácil que suceda. Si pensamos que vamos a equivocarnos, incrementaremos nuestras probabilidades de fallar. En lugar de pensar en un resultado negativo, céntrate en cómo resolver la situación de forma óptima.

Mantén la perspectiva.
Escribe una lista de las cosas que te preocupan y examina cuanto te afectan. ¿Te preocupas por cosas importantes o insignificantes? No te sobrecargues con pequeñas cosas, mantén una perspectiva más elevada.

Controla tus pensamientos.
La clave para reducir la ansiedad y las preocupaciones es aprendiendo la habilidad de controlar los pensamientos. A veces nuestros pensamientos nos superan, nos convertimos en sus esclavos. Cualquier pensamiento que llega a nuestra mente lo aceptamos como cierto y nos identificamos con él . Craso error. A menudos nuestros pensamientos son erróneos. Tenemos la habilidad de decidir que pensamientos son ciertos y cuales están equivocados.

No seas presumido.
Muchas veces nos preocupamos de lo que la gente piensa. Nos preocupamos de cumplir las expectativas sociales, nos preocupamos de gustar a los demás. Con esta perspectiva mental tendemos a dar demasiada importancia a nuestro ego; estamos constantemente buscando el aprecio y la admiración de los demás. Si no obtenemos este aprecio, pensamos que no somos válidos. Si desarrollamos una suficiente confianza y tranquilidad interna, no nos preocuparemos de lo que piensen los demás.
Necesitamos dar menos importancia a las opiniones del mundo. Si tomamos distancia de los juicios de otros ganaremos mayor espacio interior y evitaremos preocuparnos por la relativa insignificancia de los juicios de los demás.

Analiza.
Otro enfoque para tratar con las preocupaciones es analizar cuidadosamente si están justificadas. Pregúntate: ¿Por qué me preocupo por esto? ¿Podría estar equivocado? Analizando y distanciándote del problema puedes evaluar su importancia de forma realista.

Tejvan de PickTheBrain


 


ruben  |  23.OCT.08  23:43  |   votos: 1 | 

si puede ser pero algunas veces, uno se queda de bien...


  Añade tu comentario ...                                                                                    

Nombre                               
¿Cuanto suman 3 + 2?