Archivo por Temas
Inteligencia Emocional
Trabajo
Pareja
Educación de los Hijos
Habilidades Sociales
Sexualidad
Personalidad
Adicciones
Ansiedad
Depresión
Trastornos de Alimentación
Cuentos y Relatos
Biblioterapia
Arte terapia
Archivo por Fechas
2017 Octubre
2017 Septiembre
2017 Agosto
2017 Julio
2017 Junio
2017 Mayo
2017 Abril
2017 Marzo
2017 Febrero
2017 Enero

2016

2015

2014

2013

2012

2011

2010

2009

2008

2007

2006
Webs para ...
Psicólogo en Zaragoza
Psiquiatra en Zaragoza
Encontrar eventos
Reconocimientos en Zaragoza
Logopeda en Zaragoza
Psicólogo Girona

Vida Emocional
   La Frase:  Éxito es la máxima utilización de las habilidades.
 

No merecía mi amor | 29.ABR.09 | Cuentos y Relatos (Dolor)




Nadie se quedaría tratando de agradar y disculpándose por no ser como les gustaría que fuera. No hay vuelta de hoja. En cualquier relación de pareja que tengas, no te merece quien no te ame ni te comprenda, y menos aún, quién te lastime. Y si alguien te hiere reiteradamente sin mala intención, puede que te merezca, pero no te conviene...

Este cuento habla de esto..




Cuentan que una bella princesa estaba buscando consorte. Aristócratas y adinerados señores habían llegado de todas partes para ofrecer sus maravillosos regalos. Joyas, tierras, ejércitos y tronos conformaban los obsequios para conquistar a tan especial criatura.

Entre los candidatos se encontraba un joven plebeyo, que no tenía más riquezas que amor y perseverancia. Cuando le llegó el momento de hablar, dijo:

Princesa, te he amado toda mi vida. Como soy un hombre pobre y no tengo tesoros para darte, te ofrezco mi sacrificio como prueba de mi amor. Estaré cien días sentado bajo tu ventana, sin más alimentos que la lluvia y sin más ropas que las que llevo puestas. Ésa es mi dote...

La princesa, conmovida por semejante gesto de amor, decidió aceptar. Tendrás tu oportunidad: Si pasas la prueba, me desposarás.

Así pasaron las horas y los días. El pretendiente estuvo sentado, soportando los vientos, la nieve, y las noches heladas. Sin pestañear, con la vista fija en el balcón de su amada, el valiente vasallo siguió firme en su empeño, sin desfallecer un momento. De vez en cuando la cortina de la ventana real dejaba traslucir la esbelta figura de la princesa, la cual, con un noble gesto y una sonrisa, aprobaba la faena.

Todo iba a las mil maravillas. Incluso algunos optimistas habían comenzado a planear los festejos. Al llegar el día noventa y nueve, los pobladores de la zona habían salido a animar al próximo monarca. Todo era alegría y jolgorio, hasta que de pronto, cuando faltaba una hora para cumplirse el plazo, ante la mirada atónita de los asistentes y la perplejidad de la infanta, el joven se levantó y sin dar explicación alguna, se alejó lentamente del lugar.

Unas semanas después, mientras deambulaba por un solitario camino, un niño de la comarca lo alcanzó y le preguntó a quemarropa:

¿Qué fue lo que te ocurrió?. Estabas a un paso de lograr la meta. ¿Por qué perdiste esa oportunidad?. ¿Por qué te retiraste?.

Con profunda consternación y algunas lágrimas mal disimuladas, contestó en voz baja:

No me ahorró ni un día de sufrimiento... Ni siquiera una hora... NO MERECÍA MI AMOR.

El merecimiento no siempre es egolatría, sino dignidad. Cuando damos lo mejor de nosotros mismos a otra persona, cuando decidimos compartir la vida, cuando abrimos nuestro corazón de par en par y desnudamos el alma hasta el último rincón, cuando perdemos la vergüenza , cuando los secretos dejan de
serlo, al menos merecemos comprensión. Que se menosprecie, ignore o desconozca fríamente el amor que regalamos a manos llenas es desconsideración o, en el mejor de los casos, ligereza. Cuando amamos a alguien que además de no correspondernos desprecia nuestro amor y nos lastima con su indiferencia, estamos en el lugar equivocado. Esa persona no se hace merecedora del afecto que le prodigamos. La cosa es clara: si no me siento bien recibido en el corazón de alguien, empaco y me voy. La misión de todos en este mundo es encontrar la felicidad, pero la real, no la que creemos que es.

Nadie se quedaría tratando de agradar y disculpándose por no ser como les gustaría que fuera. No hay vuelta de hoja. En cualquier relación de pareja que tengas, no te merece quien no te ame ni te comprenda, y menos aún, quién te lastime. Y si alguien te hiere reiteradamente sin mala intención, puede que te merezca, pero no te conviene...

(Amar o depender Walter Risso)


 


informatico  |  29.ABR.09  19:01  |   votos: 2 | 

80.29.230.119 es esta la ip del que ha perjudicado este cuento esta mañana

J. T.  |  29.ABR.09  21:30  |   votos: 0 | 

Está interesante, ya lo he comprendido.., había diferencias..., El amor tiene que ser correspondido....
Al final el hombre se fue y se arrepintió.., había que encontar la felicidad real......,
y en la vida real pasa en muchas situaciones...
Hay que saber con quien encajar.


lukitas  |  30.ABR.09  18:57  |   votos: -1 | 

¡anda que....! esperar 99 días así sufriendo, para luego coger e irse... que no digo que no hiciese bien, pero ¡podría haberse ahorrado algo de sufrimiento! ¿no? ¡siempre esperamos al último momento, y casi diempre sabemos el final mucho antes , pero la esperanza es lo último que se pierde!

alejandro bello  |  13.SEP.09  19:40  |   votos: -3 | 

oye el cuento casi me ase llorar en especial la parte don de dise que puede que te meresca pero no te conviene algo asi me paso ami bueno se cuidan los quieop besssoooooosssssssssss

Ly  |  06.OCT.09  16:40  |   votos: 0 | 

Puede que te merezca, pero no te conviene...

Angelica  |  22.JUL.11  01:59  |   votos: -1 | 

Pues algo asi m esta pasando yo en mi relacion dpy lo mjor de mi y el m,maltrata
me dic q mujeres le sobran m insulta la vz anterior decidi
alejarm de su vida y fue de rogon yo m pregunto
sera q se meresca esta segunda oportunidad el no valora todo lo
que hago por el. Pero cuando se ama una se gu nda
oportunidad no estOa de mas. Y si no reacciona ADIOS POR MUCHO Q UNO AME PERO.
AMAR Y SOLO.RECIBIR NADA CAMBIO NO ES
JUST


Ola muXo gUsTo  |  28.ENE.12  20:25  |   votos: 0 | 

bello bello bello :9 ;) 3

Mariana  |  06.JUN.12  15:03  |   votos: 2 | 

Es así.......me pasa, espero el amor de alguien que no lo quiere, que sabe que es un amor real pero no lo quiere, que sabe que daría todo por el, pero no lo quiere. Esperar por algo que nunca va a suceder es quedarse en el tiempo y perder otras alegrías. La fe y la esperanza no se deben perder, el amor es lo mas importante para mi, me lo guardo y espero, y se que alguien en el mundo espera por el.

ale  |  26.NOV.13  21:22  |   votos: 2 | 

Estan bien bonitos los cuentos

paolitha  |  03.FEB.14  22:54  |   votos: 1 | 

me encanto estubo muy bonita enrealidad


  Añade tu comentario ...                                                                                    

Nombre                               
¿Cuanto suman 6 + 4?