Archivo por Temas
Inteligencia Emocional
Trabajo
Pareja
Educación de los Hijos
Habilidades Sociales
Sexualidad
Personalidad
Adicciones
Ansiedad
Depresión
Trastornos de Alimentación
Cuentos y Relatos
Biblioterapia
Arte terapia
Archivo por Fechas
2017 Noviembre
2017 Octubre
2017 Septiembre
2017 Agosto
2017 Julio
2017 Junio
2017 Mayo
2017 Abril
2017 Marzo
2017 Febrero
2017 Enero

2016

2015

2014

2013

2012

2011

2010

2009

2008

2007

2006
Webs para ...
Psicólogo en Zaragoza
Psiquiatra en Zaragoza
Encontrar eventos
Reconocimientos en Zaragoza
Logopeda en Zaragoza
Psicólogo Girona

Vida Emocional
   La Frase:  Los optimistas miran el cielo los pesimistas miran el suelo.
 

Curar el cuerpo, eliminar el dolor. | 15.SEP.10 | Ansiedad (Estrés y ansiedad)




Aportación de Miguel Angel. B

El Dr John Sarno ha escrito este libro, dedicado íntegramente al tratamiento para dolencias psicosomáticas, donde aborda una abundante descripción de las diferentes posibilidades de manifestarse.

Si bien este médico no es psiquiátra, ha centrado sus trabajos durante veinticuatro años en sus centros y consultas a los tratamientos de dolencias psicosomáticas, lo que le ha aportado los conocimientos y conclusiones que ha plasmado en el volumen.

Lo cierto es que se aprecia una marcada línea basada en la teoría psicoanalítica de Freud, pero aun al margen de ello, no cabe duda del acierto de muchas conclusiones basadas en su experiencia. Y ello es difícil encontrarlo en la actualidad, porque la comunidad médica es muy reacia a admitir tantos procesos dolorosos como puramente psicogénicos, aun a pesar de no existir evidencias médicas para explicarlos. El Dr John Sarno va más allá, e incluso con pruebas médicas que constatan algunas alteraciones, considera que existen muchos procesos de psicosomatización que se aprovechan del conocimiento a nivel subsconciente de los resultados de aquellas pruebas.

El libro trata de modo directo la relación que existe entre las emociones y las enfermedades y sobre lo que uno mismo puede hacer para mejorar la salud y combatir ciertos trastornos de este tipo. Desde luego que ha de quedar bien claro, que lo primero es admitirse a sí mismo, que el proceso doloroso padecido, una vez descartados los diagnósticos por los respectivos especialistas, es estrictamente psicógeno, es decir, originado por la mente del individuo.






Así pasa en procesos dolorosos como multitud de dolores de espalda, casi todas las tendinitis, dolores articulares, de cabeza, etc... De hecho él mismo reconoce "durante años he padecido dolores de cabeza, con las típicas visiones de "luces" que preceden a las migrañas.
Alguien me sugirió que la base de mis dolores podían ser alguna rabia reprimida. La siguiente vez que vi las luces -presagio de jaqueca-, me senté e intenté pensar cual era esa rabia que estaba reprimiendo. No conseguí encontrar una respuesta, pero por primera vez en mi vida el dolor de cabeza no se manifestó." De manera paralela comenzó a explicar a un grupo que seleccionó de sus pacientes que sus dolores se debían a sus "tensiones psicológicas", y le sorprendió comprobar que la mayoría de los que aceptaban el diagnóstico mejoraban. A partir de entonces comenzaron sus estudios en el tema de la psicosomatización.
Cita que "les dije a mis pacientes que sus zonas doloridas estaban sanas, que padecían un trastorno inofensivo que debía ser tratado a través de la mente y no del cuerpo. Toma de conciencia, comprensión, conocimiento e información eran los medicamentos mágicos que iban a curar ese trastorno y ninguna otra cosas iba a servir."

John Sarno escribe "También señalé que los síntomas era una expresión física de la ansiedad y que los individuos perfeccionistas, meticulosos, responsables, compulsivos y muy trabajadores eran más proclives al síndrome doloroso objeto del estudio.".

Aunque en los inicios mantuvo tratamientos paralelos con fisioterapeutas, al cabo de unos años decidió suprimir a los pacientes, tanto la prescripción de tratamiento fisioterapeutico, como medicamentos de tipo analgésico o antiinflamatorio. En el libro da buena cuenta de los motivos, pues uno de los objetivos es dejar de centrar la atención de los pacientes en sus cuerpos, pues el éxito del tratamiento requería que la atención pasase del plano físico al emocional. El perjuicio potencial en su opinión era mayor que el beneficio potencial. Este fue uno de sus cambio más importantes, reconoce en sus textos.

Quiero añadir estos dos textos extraídos del prólogo.:

"Aunque las ideas sobre la conexión psicosomática representan la culminación de la experiencia clínica de veinticuatro años, son, de hecho, el punto inicial para este libro. Y aunque estas ideas se desarrollaron a partir de mi experiencia con el diagnóstico y el tratamiento del dolor, creo que pueden aplicarse a muchos trastornos médicos. De hecho, pienso que todo el mundo tiene síntomas psicosomáticos (es decir, derivados de la conexión psicosomática). Muy pocas personas, si es que hay alguna, viven sin experimentar una o más de estas manifestaciones, ya que éstas reflejan la organización evolutiva de la psique humana. Y lo más importante, estas manifestaciones demuestran que no hay separación entre la mente y el cuerpo; que los dos están inextricablemente interconectados. Uno no puede estudiar la patología de las enfermedades humanas sin tomar en cuenta el papel de la psique.
[...] Los conflictos siempre están presentes en el inconsciente, nacidos de los varios elementos que constituyen el mosaico de la psique humana. Estos conflictos generan el desarrollo de emociones que no pueden ser toleradas y que por lo tanto, deben ser reprimidas. Como estos sentimientos indeseables parecen querer manifestarse, la mente tiene que hacer algo para evitar que lleguen a la conciencia. De ahí vienen los síntomas derivados de la conexión mente-cuerpo. Este libro explora la naturaleza y el contenido de estos sentimientos indeseables y explica por qué la mente elige camuflar la agitación emocional mediante el dolor físico."

El libro está estructurado en tres partes, siendo la primera para la psicología y la fisiología de los trastornos psicosomáticos, la mecánica de los procesos psicosomáticos, la segunda para las manifestaciones físicas de los trastornos psicosomáticos, donde desmenuza trastornos como dolores lumbares, cervicales, relacionados con la columna vertebral, patologías de discos intervertebrales, osteoartritis de cadera, fibromialgia, distrofia simpático refleja, pinzamientos de nervios, latigazos cervicales, hernias de disco, lesiones por estrés repetitivo, tendinitis en rodillas, hombro, codos, pie, periostitis, enfermedad de Lyme, de Raynaud, migrañas, dolores crónicos, trastornos gastrointestinales, en el sistema circulatorio, alergias, en la piel, etcétera.... La verdad es que el campo no es en absoluto pequeño... ni mucho menos. E incluso hace una reflexión en un capítulo sobre el cáncer, enfermedad que no incluye, pero tampoco excluye.

La tercera parte es para el tratamiento de los trastornos psicosomáticos, y a pesar de que quien escribe estas líneas no tiene negocios ni con el autor, ni con la editorial, incluso por el propio bien del paciente, me abstengo de resumir, pues todo entero es fundamental, e invito a leerlo.

Miguel Angel .B



 


Mianbubi  |  22.SEP.10  00:31  |   votos: 5 | 

Muchas gracias.

Irma  |  28.ABR.11  09:23  |   votos: 0 | 

muchas gracias donde puedo conseguir el libro?

Derechos humano  |  06.OCT.13  18:23  |   votos: 0 | 

Miren el video de www.cchr.es y verán cómo la psiquiatria se inventa enfermedades falsas, drogan a la gente y niños y se llenan los bolsillos. Además aumenta los suicidios y asesinatos con sus pastillas y hace también adictos a sus drogas psiquiátricas para tenerlos de clientes fijos. Infórmate de los criminales efectos secundarios y denuncia sus abusos psiquiátricos.
Si sabes de alguién, incluso de un niño, que haya sufrido un abuso o que haya sido dañado por un psiquiatra, un psicólogo, un trabajador del campo de la salud mental o algún fármaco psiquiquiátrico, puedes ponerte en contacto en: http://www.ccdh.es/es_denunciar-abusos-psiquiatricos.htm
Existen en la actualidad 17.000.000, sí, diecisiete millones de niños en todo el mundo que toman drogas psiquiátricas peligrosas que alteran la mente con 61.000 muertes al año.
C C DERECHOS HUMANOS
JAVIER ........... WWW.CCDH.ES



  Añade tu comentario ...                                                                                    

Nombre                               
¿Cuanto suman 3 + 8?