Archivo por Temas
Inteligencia Emocional
Trabajo
Pareja
Educación de los Hijos
Habilidades Sociales
Sexualidad
Personalidad
Adicciones
Ansiedad
Depresión
Trastornos de Alimentación
Cuentos y Relatos
Biblioterapia
Arte terapia
Archivo por Fechas
2017 Noviembre
2017 Octubre
2017 Septiembre
2017 Agosto
2017 Julio
2017 Junio
2017 Mayo
2017 Abril
2017 Marzo
2017 Febrero
2017 Enero

2016

2015

2014

2013

2012

2011

2010

2009

2008

2007

2006
Webs para ...
Psicólogo en Zaragoza
Psiquiatra en Zaragoza
Encontrar eventos
Reconocimientos en Zaragoza
Logopeda en Zaragoza
Psicólogo Girona

Vida Emocional
   La Frase:  Los perdedores se caen una vez y no se levantan, los ganadores se caen muchas veces pero tienen la fuerza de levantarse y aprender del fracaso.
 

Reacción en cadena | 21.OCT.10 | Cuentos y Relatos (Paciencia y esperanza)




El otro día, en Nueva York, cogí un taxi con un amigo. Cuando nos bajamos, mi amigo le dijo al taxista:

—Le agradezco el viaje. Es usted un conductor estupendo.

Durante un segundo, el hombre se quedó atónito. Después reaccionó:

—Oiga, ¿me está tomando el pelo o qué?

—Nada de eso, amigo mío, no tengo intención de molestarlo. Admiro la tranquilidad con que se mueve en medio de semejante tránsito.

—Ah —farfulló el conductor, y siguió su recorrido.

—¿A qué venía eso? —pregunté.

—Estoy tratando de restaurar el amor en Nueva York —me respondió mi amigo—. Creo que es lo único capaz de recuperar la ciudad.







—¿Cómo es posible que un solo hombre salve Nueva York?

—No es cuestión de un solo hombre. Creo que a ese taxista le he cambiado el día. Suponte que haga veinte viajes. Pues será amable con esos veinte pasajeros porque alguien fue amable con él. Ellos, a su vez, serán más cordiales con sus empleados, servidores o colaboradores, e incluso con sus respectivas familias. En última instancia, la buena disposición podría extenderse a un millar de personas por lo menos. No está mal, ¿no te parece?

—Pero tú confías en que ese taxista transmita tu buena disposición a los demás.

—No estoy confiando en nada —respondió mi amigo—. Me doy cuenta de que el sistema no es totalmente seguro. Hoy puedo encontrarme con diez personas muy diferentes, si de entre esos diez puedo hacer felices a tres, finalmente podré influir en forma indirecta sobre las actitudes de tres mil más.

—Teóricamente suena bien —admití—, pero no estoy seguro de que en la práctica funcione.

—Si no funciona no se pierde nada. No perdí ni un minuto en decirle a ese hombre que estaba haciendo muy bien su trabajo. Ni le di una propina mayor ni una más pequeña. Y si mis palabras cayeron en oídos sordos, ¿qué importa? Mañana habrá algún otro taxista a quien pueda tratar de hacer feliz.

—Oye, tú estás un poco chiflado —señalé.

—Tus palabras demuestran lo cínico que te has vuelto. Este asunto lo tengo estudiado. Lo que al parecer les falta a nuestros empleados de correos, aparte de dinero, por cierto, es que nadie les dice lo bien que están haciendo su trabajo.

—Pero si no están haciendo bien su trabajo.

—Si no están haciendo bien su trabajo es porque sienten que a nadie le importa cómo lo hacen. ¿Por qué no decirles una palabra que les anime?

En ese momento pasábamos junto a un edificio en construcción, donde cinco obreros estaban almorzando. Mi amigo se detuvo.

—Qué trabajo estupendo habéis hecho —señaló—. Debe de ser algo muy difícil y peligroso.

Los hombres lo miraron con desconfianza.

—¿Cuándo estará terminado?

—En junio —gruñó uno de ellos.

—Ah. Pues realmente, es impresionante. Debéis de estar muy orgullosos.

Seguimos caminando y yo le señalé:

—No he visto a nadie como tú desde que leí el Quijote.

—Cuando esos hombres asimilen mis palabras se sentirán más felices y, de alguna manera, su felicidad será un beneficio para la ciudad.

—Pero, ¡esa no es una tarea para que la hagas tú solo! —protesté yo—. Al fin y al cabo, no eres más que un hombre.

—Lo más importante es no descorazonarse. Intentar que la gente de la ciudad vuelva a ser feliz no es tarea fácil, pero si puedo enrolar a más gente en mi campaña...


—Acabas de guiñarle el ojo a una mujer feísima —le señalé.

—Ya lo sé —me respondió—. Piensa que si es maestra de escuela hoy sus alumnos tendrán un día fantástico.

Art Buchwald







 


Ana Servera  |  30.OCT.10  09:45  |   votos: 1 | 

genial!!!!!!!!! voy a ponerlo en práctica!!!! a ver a cuántos consigo alegrarles el dia, y a ver hasta dónde llegan sus efectos...
con muy poco esfuerzo, los resultados pueden ser enormes!!!!!!!! Gracias a la persona que lo haya escrito-


Marta  |  31.OCT.10  20:27  |   votos: 1 | 

Yo también lo intentaré. No cuesta nada.

lucy  |  25.NOV.10  05:20  |   votos: 1 | 

Mi hijo siempre saluda amablemente sin distinguir entre las personas, algunas se sorprenden cuando reciben el saludo afable y cordial de ese gran ser humano que es mi hijo y siempre lo hace sin esperar nada a cambio; es fenomenal salir de viaje con el.

roger  |  06.FEB.11  14:57  |   votos: 1 | 

racas por e mensaje y tratare de ponerlo en practica

MARI  |  21.MAR.11  15:55  |   votos: 1 | 

Mi hijo también saluda amigablemente a todo el mundo, contagiando su sonrisa. Cuánto aprendo de él, y cuánto de cierto tiene, por tanto, este relato.

Victor  |  26.ABR.12  19:53  |   votos: -1 | 

Me pareces maravilloso,hogala hubiera mas gente como tu en este mundo.estoy muy de acuerdo contigo.
saludos.


Cynthia  |  31.MAR.15  20:06  |   votos: 0 | 

Muy lindo el gesto para con la gente hoy en dia necesitamos de una palabra de aliento para seguir adelante . sin olvidarnos de Dios

janeth  |  16.JUN.15  21:22  |   votos: 0 | 

Janeth. En este mundo hay pocas personas asi.lo pondre en practica


  Añade tu comentario ...                                                                                    

Nombre                               
¿Cuanto suman 3 + 7?