Archivo por Temas
Inteligencia Emocional
Trabajo
Pareja
Educación de los Hijos
Habilidades Sociales
Sexualidad
Personalidad
Adicciones
Ansiedad
Depresión
Trastornos de Alimentación
Cuentos y Relatos
Biblioterapia
Arte terapia
Archivo por Fechas
2017 Noviembre
2017 Octubre
2017 Septiembre
2017 Agosto
2017 Julio
2017 Junio
2017 Mayo
2017 Abril
2017 Marzo
2017 Febrero
2017 Enero

2016

2015

2014

2013

2012

2011

2010

2009

2008

2007

2006
Webs para ...
Psicólogo en Zaragoza
Psiquiatra en Zaragoza
Encontrar eventos
Reconocimientos en Zaragoza
Logopeda en Zaragoza
Psicólogo Girona

Vida Emocional
   La Frase:  El hombre puede tener éxito en todo aquello por lo cual sienta un entusiasmo sin límite.
 

Pautas para familiares | 14.MAR.11 | Ansiedad (Estrés y ansiedad)




Los miedos agorafóbicos y las conductas de evitación pueden ser muy difíciles de comprender para la persona que no los padece. Sin embargo, tan negativo es estar continuamente pendiente de los problemas agorafóbicos como no comprenderlos o hacer caso omiso de ellos. Puede ayudarle a comprender los problemas del agorafóbico el ponerse en su lugar y el intentar ver las cosas desde su punto de vista. No obstante, comprender los problemas del agorafóbico no significa estar de acuerdo con el modo infructuoso de responder ante ellos.
A continuación se detallan algunas orientaciones a tener en cuenta por parte de los familiares y allegados del agorafóbico/a.
El apoyo y ánimo por parte suya y de otras personas cercanas es sumamente valioso para el progreso del tratamiento.
Algunos tipos de "ayuda" (hacerle cosas al agorafóbico para que no tenga que exponerse a las situaciones temidas) favorecen la dependencia respecto de otras personas e interfiere con el tratamiento. Por lo tanto, tenga cuidado en no ofrecer este tipo de "ayuda".



El tipo correcto de ayuda consiste en animar y apoyar al agorafóbico para afrontar gradual y frecuentemente aquello que teme. Naturalmente, esto es muy distinto de obligarle a intentar y tareas difíciles por medio de amenazas o ridículo. Lo que sí esta indicado es que le sugiera, pero no le imponga la práctica de ciertas actividades y el que llegue a acuerdos con él para realizar dicha práctica. Conviene no olvidar que la decisión final debe quedar siempre en manos del agorafóbico.
Es importante que elogie sinceramente tanto los esfuerzos como los logros del agorafóbico y que le asegure que nada horrible va a suceder durante la práctica. Aparte de los elogios, puede ser útil que tenga pequeños detalles (un obsequio sorpresa, invitación...) para celebrar algunos avances conseguidos.
Tenga cuidado con no menospreciar los logros conseguidos, aunque éstos sean lentos o pequeños. Las cosas son mucho más difíciles para el agorafóbico de lo que pueden parecer a otras personas.
Es fácil impacientarse cuando las cosas van despacio y más todavía si ha habido un contratiempo o retroceso. Pero es justamente entonces cuando el agorafóbico necesita más ánimo y apoyo.
Siempre que sea posible, el agorafóbico debe practicar solo. En casos de situaciones difíciles, usted debe acompañarle las primeras veces.
Si acompaña en alguna práctica al agorafóbico, usted deberá:
Animarle a seguir adelante.
Elogiarle por su progresos.
Animarle a comportarse con naturalidad.
Recordarle el empleo de estrategias de afrontamiento.
Alentarle para centrar su atención en la actividad que está realizando.
No hablar continuamente sobre cómo se siente.
Tranquilizarle en caso de que experimente una gran ansiedad (en vez de mostrar signos de preocupación y de hablar sobre las sensaciones experimentadas)
Debe preguntarle al agorafóbico por la práctica que ha llevado a cabo y mostrar su satisfacción por el esfuerzo realizado y los logros conseguidos, aunque sean pequeños. Al principio, debe hacer esto cada día y luego, conforme el agorafóbico vaya sintiéndose más seguro, con menos frecuencia.
No debe quejarse o mostrar impaciencia si el progreso es lento o variable. tampoco debe criticar p prestar atención especial a los fracaso, a excepción de animar al agorafóbico a que lo intente de nuevo, quizá de una forma algo diferente.
Tomado de AGORAFOBIA Y ATAQUES DE PÁNICO. Arturo Bados López (pp 347 y 348) ED. Pirámide.


 


ELISA  |  14.MAR.11  20:01  |   votos: 2 | 

muy bien explicado, mi marido va a un psiquiatra hace unos años para superar esto y aun nadie me habia dicho ninguna pauta ni ayuda, gracias desde Motril

miguel  |  15.MAR.11  17:40  |   votos: 2 | 

yo no me siento comprendido por la gente que me rodea

Derechos humano  |  06.OCT.13  18:21  |   votos: -1 | 

Miren el video de www.cchr.es y verán cómo la psiquiatria se inventa enfermedades falsas, drogan a la gente y niños y se llenan los bolsillos. Además aumenta los suicidios y asesinatos con sus pastillas y hace también adictos a sus drogas psiquiátricas para tenerlos de clientes fijos. Infórmate de los criminales efectos secundarios y denuncia sus abusos psiquiátricos.
Si sabes de alguién, incluso de un niño, que haya sufrido un abuso o que haya sido dañado por un psiquiatra, un psicólogo, un trabajador del campo de la salud mental o algún fármaco psiquiquiátrico, puedes ponerte en contacto en: http://www.ccdh.es/es_denunciar-abusos-psiquiatricos.htm
Existen en la actualidad 17.000.000, sí, diecisiete millones de niños en todo el mundo que toman drogas psiquiátricas peligrosas que alteran la mente con 61.000 muertes al año.
C C DERECHOS HUMANOS
JAVIER ........... WWW.CCDH.ES



  Añade tu comentario ...                                                                                    

Nombre                               
¿Cuanto suman 6 + 2?