Archivo por Temas
Inteligencia Emocional
Trabajo
Pareja
Educación de los Hijos
Habilidades Sociales
Sexualidad
Personalidad
Adicciones
Ansiedad
Depresión
Trastornos de Alimentación
Cuentos y Relatos
Biblioterapia
Arte terapia
Archivo por Fechas
2017 Noviembre
2017 Octubre
2017 Septiembre
2017 Agosto
2017 Julio
2017 Junio
2017 Mayo
2017 Abril
2017 Marzo
2017 Febrero
2017 Enero

2016

2015

2014

2013

2012

2011

2010

2009

2008

2007

2006
Webs para ...
Psicólogo en Zaragoza
Psiquiatra en Zaragoza
Encontrar eventos
Reconocimientos en Zaragoza
Logopeda en Zaragoza
Psicólogo Girona

Vida Emocional
   La Frase:  Quien nada arriesga nada pierde pero jamás tendrá éxito.
 

Cena benéfica en Zaragoza.18 de Noviembre | 02.NOV.11 | Inteligencia Emocional (Espiritualidad)




Nos envían esto...compartirlo con vosotros.....


El viernes 18 de Noviembre de 2011 a las 21 horas, en el Gran Hotel (C/ Costa, 5), tendrá lugar la Primera Cena ACOGER Y COMPARTIR en Zaragoza

Lo recaudado en esta cena, junto a las aportaciones de otras cenas AyC, servirá para financiar el proyecto de Reconstrucción del Pequeño Hospital del Sacre Coeur en Los Cayos -Haití-. Leer más sobre el proyecto









El precio de la Cena es de 50 Euros.

Para información y entradas: cenazaragoza@acogerycompartir.org

Para los que queráis hacer vuestra aportación a la "Mesa Cero":

La Caixa: 2100 5622 07 0200083804

AyC agradece a los amigos de Zaragoza el empeño puesto para colaborar en la construcción del Pequeño Hospital


Como surge la organización en Zaragoza:Nos envían esto....Anónimo:


La Asociación Acoger y Compartir, de la que mi familia es socia desde hace 8 años, se financia principalmente a través del dinero recaudado en cenas solidarias en Madrid, Granada, Jaén, Tomelloso… a modo de ejemplo, a las cenas de Madrid acuden más de 880 personas, y a las de Granada más de 1150.

Son los propios socios los que organizan las cenas, se ponen en contacto con el hotel, negocian los precios, buscan sponsors y venden las entradas. Gracias a ese tiempo invertido desinteresadamente en la organización de tales eventos, se recauda una gran cantidad de dinero para financiar los proyectos de la organización, mucho más del que cualquiera puede imaginar.



Con esos fondos recaudados se financian proyectos en los países más pobres de la tierra, entre ellos Haití y Níger. De hecho, antes del Terremoto que asoló Haití, éramos la única Asociación española que tenía proyectos en ese país. Dos meses antes de que sucediera el seísmo, habíamos inaugurado una escuela en Puerto Príncipe (la capital de Haití) a la que asistían más de 1200 niños, pero ésta se derrumbó a causa del terremoto, y murieron todos los niños y maestros del turno de tardes (alrededor de 300 personas). El terremoto de Haití afectó mucho a los socios de Acoger y Compartir, que llevamos un seguimiento de todos los proyectos muy de cerca. Todo el mundo se movilizó, y gracias a la solidaridad de la gente, Acoger y Compartir aumentó en un 130,55% la inversión en proyectos de cooperación respecto al año anterior. Para explicarlo en cifras, en el año 2009 invertimos 328.782 euros, y en 2010, tras el terremoto, la inversión ascendió a 758.013 euros



Este verano tuve la suerte de participar en el proyecto de verano de la Asociación, consistente en dos campos de verano en Haití, con tareas de formación a niños, jóvenes y adultos durante 20 días, así como asistencia médica y alimentación. He trabajado mano a mano con voluntarios haitianos, muchos de los cuales no tenían qué comer cada día, pero ofrecían su trabajo gratuitamente para los niños de su comunidad, tan sólo a cambio de la oportunidad de aprender cosas nuevas. He comprobado en primera persona el control y el seguimiento que tiene Acoger y Compartir de todos sus proyectos, ya que es de las pocas asociaciones que no “dejan el dinero y se van”, sino que día a día comprueban que los presupuestos para los distintos proyectos se ejecuten sabiamente, sin derrochar ni escatimar, y sin permitir que personas no honradas se aprovechen de la situación. Pero sobre todo, he visto, he admirado, el espíritu de superación, el instinto de supervivencia, la generosidad sin límites que tienen estas personas, que incluso después de una catástrofe como esta, luchan por su dignidad como pueblo, y por salir adelante. He estado sólo 20 días, pero es una experiencia tan grandiosa que se queda grabada en tu cabeza como si hubieras pasado allí un año entero; al volver el agua corriente y la luz eléctrica te parecen lujos innecesarios… pero sobre todo, al volver a España, te sientes culpable de pasivamente contribuir a la injusticia tan grande que hay en el mundo. ¿por qué yo tengo tanta ropa en mi armario, mientras los niños haitianos venían al campamento cada día con la misma ropa, siempre limpia, ya que la lavaban por la noche porque no tenían más? ¿por qué yo puedo tirar la comida, si ellos rebañaban el plato que les dábamos con las manos, sin saber cuándo volverían a comer? ¿por qué puedo ir al médico todo lo que quiera y ellos se mueren por un catarro? Me di cuenta de que no basta con ser buena persona; también hay que hacer cosas buenas. Hay que trabajar duro por un mundo menos desigual, hay que hacer todo lo que esté en nuestra mano, ya que, como dijo Edmund Burke: “el mal triunfa cuando los hombres buenos no hacen nada”.



Por ello, hablé con mis padres y les convencí para que nuestra ciudad de Zaragoza tuviera la oportunidad de colaborar en la I Cena Solidaria de Acoger y Compartir en Zaragoza.





Los preparativos y la respuesta de la gente



Así, la cena no era más que una idea en el aire, que tomó forma cuando mis padres hablaron con unos amigos suyos, que también son socios de Acoger y Compartir. Ellos, con su entusiasmo y sus ganas de ayudar a los demás, se pusieron manos a la obra e iniciaron las negociaciones con el Gran Hotel de Zaragoza para conseguir una fecha y un menú a precio rebajado.

Tras un tiempo de espera, tuvimos al final una fecha para la cena: el 18 de noviembre. El siguiente paso era cerrar el precio de las entradas y conseguir sponsors que donaran regalos para la rifa (en las rifas es donde más dinero se suele recaudar).

Así, hay que llamar a tus amigos y contactos para pedirles su colaboración. Ese es el momento en el que te das cuenta de cuál es la respuesta de la gente. Ves que la mayoría de la gente está dispuesta a ayudar a los más necesitados con lo que esté en su mano. “Te sale ayuda de debajo de las piedras”, todos tus amigos ofrecen todo lo que esté en su mano para que la cena sea un éxito y se pueda construir el pequeño hospital en Haití. Por supuesto, no todo el mundo se involucra igual, pero nadie se niega en rotundo a prestar su ayuda. Un gran ejemplo de generosidad es Gráficas Parra, que se ofreció ayer para hacer la impresión, sin ningún coste para la Asociación, de todas las entradas y carteles.

Una vez has agotado tu red de contactos, tienes que salir a la calle, primero, y a google, después. Tienes que ir a las tiendas de la ciudad a pedir donativos para la rifa. Y sorprendentemente, la mayoría de las tiendas ofrecen su ayuda casi sin pedirla. Estamos en crisis, los negocios se arruinan constantemente, pero a ningún comerciante de la zona le falta la generosidad para donar un producto de su establecimiento. En tan sólo una tarde conseguimos donativos de tiendas tan renombradas como Dolores Promesas, Uno de 50, Molinos, Tucana, Yomime, Pope, Carmen Izuzquiza, Imaginarium…



Los preparativos de esta I Cena Solidaria de Acoger y Compartir en Zaragoza me están demostrando que la gente tiene ganas de hacer el bien, sólo necesitan que alguien les diga cómo, que les pongan delante la oportunidad de ayudar a otros.





Datos técnicos



La Cena tiene lugar el día 18 de Noviembre en el Gran Hotel de Zaragoza (C/ Costa, 5) a las 21.00 horas.

El proyecto que se llevará a cabo con el dinero obtenido consiste en la construcción de un pequeño hospital en la ciudad de Los Cayos (Haití), gracias al cual cientos de personas que no tienen acceso a una sanidad pública podrán ser atendidas. Como una gran parte del presupuesto del Hospital se va a construir con los fondos recaudados en esta cena solidaria, una de las salas de espera se llamará “Sala de espera de La Virgen del Pilar”, como agradecimiento a la generosidad de la ciudad de Zaragoza, y a su gente, que incluso en los duros tiempos que estamos viviendo actualmente, no pierde la solidaridad con quienes están mucho peor que nosotros. Este proyecto podrá ser construido gracias al altruismo de muchos, y beneficiará a una importante cantidad de población.



Así, se espera la colaboración y asistencia de la mayoría de las empresas y comercios de la zona.








------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


 


Elena  |  03.NOV.11  14:19  |   votos: 0 | 

buena propuesta

María  |  03.NOV.11  14:28  |   votos: 1 | 

Está muy bien que con la crisis que pasamos siga habiendo gente que se acuerde de los que están peor... Me parece muy bien esta propuesta, mandaré un email a ver si puedo llenar una mesa con amigos para colaborar con el proyecto. Creo que es una forma fácil de colaborar y de pasar una buena velada. ¿sabéis de cuantas personas son las mesas?


  Añade tu comentario ...                                                                                    

Nombre                               
¿Cuanto suman 3 + 8?