Categorías
Psicología Perinatal

Cómo Prevenir la Depresión Post Parto

Alrededor del  70 por ciento de las mujeres puede pasar por una etapa de tristeza y melancolía que aparece entre tres y cinco días después del parto.

Puedes sentirte llorosa, ansiosa, con humor variable, dificultades para dormir y tomar decisiones. Este periodo de tristeza se conoce con el nombre  baby blue y dura poco tiempo, hasta aproximadamente dos o tres semanas después del parto, y desaparece sin tratamiento alguno.

La melancolía del post parto no es un estado que tengan que pasar todas las mujeres, y un porcentaje significativo asegura que a pesar el cansancio del parto y los primeros días, logra mantener un estado de ánimo positivo.

Por otro lado, es normal sentirse agobiada las primeras semanas. Llegas a casa con tu bebé, es posible que te duela la episiotomía, tengas los pechos doloridos, tengas sueño y cansancio acumulados, llore tu bebé y no sepas muy bien como calmarlo, no tengas tiempo de ducharte, etc.

Date tiempo para que se vayan solucionando algunas molestias de forma natural y te vayas adaptando a nueva situación.

El hecho de haber padecido una depresión anterior o durante el embarazo, no aceptar los cambios físicos que comporta dar luz, sentirse sola, no tener familiares y amigos cerca, un parto muy traumático, tener problemas de pareja, estar atravesando un momento de vida difícil,… puede influir en que este bajón emocional sea más o menos pronunciado.

Síntomas de la Depresión post parto

Los síntomas de depresión pueden aparecer desde 3 o 4 semanas a varios meses después del parto son:

  • Sentimiento de tristeza, ansiedad o mal humor.
  • Llanto frecuente sin motivo aparente.
  • Falta de ánimo para realizar las tareas diarias.
  • No tener hambre, o por el contario, tener un aumento del apetito.
  • Falta de interés en el arreglo personal (vestimenta, higiene, peinado)
  • Problemas para dormir aun estando cansada o sueño excesivo.
  • Cosas ya no parecen divertidas o interesantes.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Sentirse desesperada.
  • Dificultad para tomar decisiones
  • Preocupación excesiva por el recién nacido o sentir indiferencia hacia el bebé.
  • Temor de lastimar al bebé o estar sola con el bebé.
  • Pensamientos de infligir daño a sí misma o de suicidio.

Si notas que tienes algunos de los síntomas citados durante un periodo superior a 3 o 4 semanas después de dar luz, no dudes en consultar a tu médico o especialista, no esperes a que la depresión se pase sola, pues puede tener efectos muy perjudiciales para ti, tu bebé y tu familia.

En un 60 % de casos de depresión post parto puede tardar más o menos un año en recuperarse, y el retraso  en esta recuperación suele deberse a que la mujer tarda tiempo en recurrir al especialista, o no quiere tomar medicación en los casos que se necesita.

Cómo prevenir la depresión post parto

A pesar de que la depresión post parto tiene condicionantes biológicos, se puede tomar algunas medias durante el embarazo y post parto para reducir el riesgo de sufrirla.

Durante el embarazo

  • Prepararse para los cambios que se van a producir en tu vida.
  • No te sobrecargues.
  • La llegada de un bebé supone una reorganización de la vida, mentalízate.
  • Planifica los primeros días con el bebé en casa, y busca ayuda.
  • Habla con otras madres o mujeres embarazadas, podéis compartir ideas y vivencias.
  • Practica con asiduidad las técnicas de relajación que te ayuden a sentirte tranquila y relajada

Después del parto

  • No intentes ser una supermamá. Pide ayuda cuando te sientas desbordada.
  • Descansa siempre que puedas.
  • Sal de casa siempre que puedas. Un paseo con el bebé os sentará bien.
  • Tomar el sol, se ha demostrado que ayuda a mejorar el estado de ánimo.
  • Reserva algún tiempo para ti, mientras alguna persona atiende al bebé.
  • Aliméntate bien.
  • Reduce las visitas, si te sientes agobiada.
  • Reúnete con otras mamás, (en cursos post parto o masajes bebes).
  • Practica algún ejercicio suave y/o técnicas de relajación
  • Busca tiempo para compartir con tu pareja, es conveniente mimar vuestra relación

La depresión post parto puede ser tratada. Por tanto, no dudes en pedir consejo o ayuda psicológica en caso de que los sentimientos de tristeza, ansiedad o depresión persistan.

Cuidar tu salud psicológica y emocional te permitirá vivir de manera saludable y positiva  tu maternidad y tendrás más energía para encargarte y disfrutar más de tu bebé.

Recursos:

HRSA Depresión durante y después del embarazo

Cómo superar la tristeza después del parto

Es importante conocer esta faceta del post parto, y verla como algo normal y transitorio. El hecho de estar informada y saber como gestionarla, hará que no te coja a contrapié y puedas transitarla saludablemente.

Distinguir la tristeza después del parto de la depresión post parto

Otra cosa diferente es la depresión post parto, que afecta a un 15% de las madres y sucede cuando esos mismos síntomas son más intensos y prolongados, resultándoles difícil cuidar de sus bebes y a menudo de ellas mismas. Incluso en casos graves, pueden aparecer ideas agresivas o suicidas.

Este tipo de depresión puede iniciarse algunos meses después del parto, pero lo habitual es que aparezca sobre las 3 o 4 semanas después del nacimiento del bebé y requiere atención médica y psicológica.

El estrés de las mamás después de dar a luz

Sobre todo cuando es el primer hijo, puede aparecer estrés y ansiedad de debido a que nos sentimos desbordadas con tanto trabajo y tenemos dudas como:

  • ¿Come mi bebé lo suficiente?
  • ¿Por qué llora tanto?
  • ¿Tendré fuerzas suficientes para atender a mi bebé?
  • ¿Qué sucederá cuando ya no tenga ayuda?
  • ¿Estoy descuidando a mis otros hijos y mi pareja?
  • ¿Cómo nos afectará como pareja?

Estas inquietudes son comunes y totalmente normales y si preguntas a otras mamás veras que son más habituales de lo que piensas.

Cuídate

Seguir estas pautas pueden ayudarte a cuidar de tu estado emocional y mejorar tu bienestar después del parto:

  • Duerme. Descanse tanto como puedas. Aprovecha a dormir cuando el bebé duerme, y no te caigas en la tentación de usar este tiempo para mantener todo limpio. Es importante coordinar el horario nocturno de atención al bebé con tu pareja, para que ambos pueden descansar y atender al bebé.
  • Aliméntate de forma sana. Es importante no descuidarse con el fragor de la batalla y procúrate una alimentación sana y equilibrada que te aporte energía. Este te ayudara a mantener la vitalidad física que precisas para atender a tu bebé y mejorar tu estado emocional.
  • Acepta tus emociones. Ahora ya sabes que momentos de tristeza, preocupación, o estrés por desbordamiento forman parte de esta etapa del post parto. Estos sentimientos  pueden aparecer alrededor de 3 a 5 días después del parto y suelen terminar sobre las dos semanas después del nacimiento del bebé. Pero si estos sentimientos persisten más de 4 semanas o empeoran, consulta con un especialista para poder beneficiarte de su ayuda desde el primer momento.
  • Pide ayuda para las tareas domésticas. Al regresar a casa necesitas tiempo y energía para cuidar a tu bebé y recuperarte del parto. Y cuando el bebé duerme es bueno que tú también puedas descansar. Por tanto, en la medida que te sea posible pide ayuda en las tareas domésticas a tus familiares o alguna persona que te pueda prestar estos servicios, ya que cuando la mujer en el posparto se encuentra apoyada y cuidada, su recuperación física y emocional suele ser más rápida y satisfactoria, con beneficios tanto para ella como para el bebé.
  • Haz ejercicio. Aunque en estos momentos quizás no dispongas de mucho tiempo puedes realizar unos pocos minutos distribuidos a lo largo del día. Esto te ayudara a tener más energía y mejorar el ánimo. Si dispones de más tiempo puedes acudir a clases para el postparto cerca de tu casa, que en muchos casos también incluyen al bebé.
  • Dar un paseo matinal diario. Salir a pasear por la mañana con tu bebé puede ayudarte a mejorar tu salud emocional.. Las investigaciones ponen de manifestó que la exposición a la luz mejora el estado de ánimo bajo.
  • Acude a clases de preparación postparto, grupos de crianza, grupos de lactancia, etc. El hecho de salir de casa y compartir con otras madres tus dudas y lo que te pasa, te ayudara a normalizar lo que estás viviendo y te beneficiaras de las sugerencias de otras mujeres que están pasando lo mismo que tú. También los profesionales especializados que dirigen estos grupos te ofrecerán el soporte que necesitas.
  • Ve al psicólogo. Dentro de la psicología hay una especialidad que se llama psicología perinatal especializada en el antes, el durante y el después del embarazo.

El cuidado del recién nacido puede convertir tu vida en un torbellino. Trata de disfrutar los momentos con tu bebé y la alegría que te aporta. Tómate las cosas una después de la otra. Recuerda: la etapa de recién nacido no durará mucho. Con tiempo y un poco de paciencia, tú y el resto de familia os adaptareis a la nueva realidad de tener un bebé en casa y podréis disfrutarla con mayor intensidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *