Categorías
Ansiedad

¿Qué es la ansiedad social?

Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos sentido más o menos nerviosos en determinadas situaciones sociales. El primer día en un nuevo trabajo, en una entrevista laboral, el día que tuvimos que hacer una exposición en público, en una cita con alguien que nos gustaba o la vez que tuvimos que actuar ante un gran público.

Todas y cada una de estas situaciones producen incomodidad y nerviosismo. Nos da miedo no estar a la altura, hacer el ridículo o quedar mal y ser después criticados.

Aunque cierta ansiedad social es normal sentirla, en ocasiones puede convertirse en una fobia social.

¿Tengo una ansiedad social excesiva?

La ansiedad social es esa incomodidad que experimentas ante determinadas situaciones sociales. Si es excesiva o no se determina en la medida en la que está interfiriendo en tu vida:

* ¿Hay cosas que te gustaría hacer y no haces por miedo a hacer el ridículo?

* ¿Te callas tu opinión en un grupo por miedo a parecer raro o ser criticado?

* ¿Rechazas acudir a una fiesta importante por miedo a no estar a la altura?

*¿Te da pánico cometer un error en público o hacer algo embarazoso?

Algunas personas tienen ansiedad social a todo tipo de situaciones pero otras su miedo se centra en un ámbito concreto (en el trabajo, con amigos, con desconocidos…) y no tienen dificultades en otros ámbitos.

Es posible que en tu caso tengas más dificultades en las relaciones con desconocidos y te sientas más cómodo cuando estás entre familiares.

O todo lo contrario, no tienes problemas para iniciar conversaciones con desconocidos o te sientes bien entre la multitud, pero tratas de evitar las reuniones familiares.

Quizás prefieras los grupos pequeños, hablar con una o dos personas y pensar en tener que hablar en público te ponga muy nervioso. Hay personas que les sucede lo contrario. No tienen dificultades en pronunciar grandes discursos ante un gran auditorio y sin embargo, sienten pánico si tienen que pedirle una cita a alguien que les gusta.

¿Cómo se manifiesta la ansiedad social?

La ansiedad social aparece en tres frentes. En las sensaciones físicas (somático), en el estilo de pensamiento (cognitivo) y en lo que hacemos (conductual).

Sensaciones Físicas:

La ansiedad social aparece con una activación física que, en sí misma puede provocarte más miedo. Las sensaciones físicas típicas de la ansiedad social son:

– Aumento de las palpitaciones
– Sensación de ahogo o dificultad para respirar
– Mareos
– Dificultad para trabajar (sensación de nudo en la garganta)
– Temblores
– Sudoración excesiva
– Dificultades de concentración y memoria
– Tensión o debilidad muscular (flojedad en las piernas, tensión cervical…)
– Dolor en el pecho
– Sofocos
– Rubor

Estilos de pensamiento:

Si te sientes excesivamente ansioso en situaciones sociales lo más probable es que estés interpretando la situación como una amenaza y estés previendo que algo malo va a suceder.

Quizás creas que es necesario gustarle a todo el mundo y si alguien te criticara sería terrible. O pienses que si haces algo embarazoso se reirán todos de ti y no lo podrás soportar. O es posible que te hayas planteado que si cometes un error quedarás como un tonto, o que es vergonzoso que la gente note que estás nervioso.

Todos estos pensamientos son creencias sesgadas o irracionales sobre lo que es probable que ocurra en una determinada situación. El pensamiento catastrófico, la sobreestimación de probabilidad, la lectura de pensamiento y la personalización son algunos de estos estilos de pensamiento ansiógenos.

Comportamiento:

Cuando pensamos que algo nos va a hacer sentir mal la respuesta más lógica es evitar ese algo. Si piensas que vas a pasarlo fatal en una reunión es posible que trates de buscar una excusa para no acudir. Si crees que será terrible enfrentarte a una dependienta para poner una reclamación, es posible que te acabes quedando con el artículo roto y no expreses tu malestar.

Lo lógico es evitar las experiencias negativas.

A corto plazo el malestar se alivia. Te sientes mejor al instante.

Pero a largo plazo las dificultades aumentan. Cuantas más situaciones evites, más se asienta tu miedo a esas situaciones.

Al evitar las situaciones por tener ciertos miedos, conviertes estos miedos en realidad porque no los has puesto a prueba. Si pensamos que será terrible hacer el ridículo en una cena con amigos y no acudimos, nunca sabrás si de verdad ibas a hacer el ridículo y si realmente era tan terrible. Por eso el miedo se asienta y vuelve a aparecer una y otra vez.

¿En qué está afectando a tu vida la ansiedad social?

Muchas personas logran vivir con su ansiedad social durante años sin que nadie se percate. Es posible que aludan a su timidez o a ciertas preferencias personales.

Quizás les vaya bien en el trabajo pero no logren una relación sentimental estable. O quizás tengan una vida familiar agradable pero no acaben de lograr lo que se proponen en lo profesional.

Es posible que nunca te hayas percatado de los límites que la ansiedad social están poniendo a tu vida. Quizás no has pensado qué podrías hacer si no tuvieras miedo al ridículo o a la crítica. Quizás no has pensado cómo podría ser tu vida si no vivieras pendiente de la evaluación de los demás.

Si te ha gustado puedes compartir este post en las redes sociales y quizás pueda llegar a alguien que lo necesite.

Y ahora, ¿por qué no me dejas tus comentarios? ¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *